Bandera de Cuba
Circulo Logo spanish  

Movimiento Revolucionario 5 de Septiembre

Índice

Introducción

Publicado por_el_TteNav_Pelayo_Balbis_EPD_

Artículo de _Orlando_L._Alfonso

Asalto al Distrito Naval por Julio Hernández Rojo


Publicado_en_Cuba_por_Juventud_Rebelde_

Alzamiento del 5 de Septiembre en Cienfugos

Introducción
Sobre los acontecimientos del 5 de Septiembre en Cienfuegos hay muchas cosas por aclarar y muchos de los secretos se han ido a la tumba con la mayoría de sus participantes. El hecho es uno solo y su historia debe ser lo más cercano posible a la verdad. Al mismo tiempo la posición del Website es dejar abierto el tema para las aportaciones y debates, porque existen muchos hilos sueltos aun, desde el comienzo de la formación de la conspiración, quien fue cada cual y su posición, rango, cuerpo armado o entidad civil a la que pertenecía y su participación en cada momento de la asonada hasta el final con su correspondiente epilogo.

La versión final sobre este hecho histórico tan importante de nuestra historia se podrá hacer al final después de recopilar la información necesaria de diversas fuentes para su análisis. Hemos recibido las impresiones personales de Teobaldo S. Cuervo y algunas observaciones sobre estos hechos del Capt. Augusto Juarrero, Alberto Gutiérrez, Orlando Delgado y Rolando Figueroa, Orlando L. Alfonso.

Iniciamos nuestra presentación con lo publicado por el TteNav Pelayo Balbis Torregrosa en su libro “Historia de la Marina de Guerra Cubana" y a continuación lo publicado por el Piloto de la Aviación Naval Ángel Hernández Rojo y el Tte de Administración Manuel Medina

Como ustedes saben este es un asunto polémico que va a generar ciertos problemas en el Website al abrir este tema para su discusión.

Si logramos un diálogo saludable sin tratar asuntos los cuales no podemos defender sin evidencia, estimo que ayudaría desmentir el mito de lo que no fue y si fue realmente.

Movimiento Revolucionario del 5 de Septiembre de 1957

Por el TteNav Pelayo Balbis EPD

Historia de la Marina de Guerra Cubana El Movimiento Revolucionario del
 "5 de Septiembre de 1957".

Este movimiento revolucionario tuvo su origen en la Jefatura del Distrito Naval de Cienfuegos, en Cayo Loco, apoyado por el Movimiento "26 de Julio", y en el cual murieron muchos miembros de la Marina de Guerra, y personal del Tercio Táctico del Ejército Constitucional destacado en el Distrito Militar de la ciudad de Santa Clara, así como muchos civiles.

Los jefes de ese movimiento revolucionario fueron: el Alférez de Fragata José Dionisio San Román Toledo, Alejandro González Brito, Capitán del Puerto de Cienfuegos, al Alférez de Navío Dimas Martínez, el Sargento Pedro Santiago Ríos y otros miembros de la Marina de Guerra que escapan a la memoria, bajo la dirección y apoyo de miembros del Movimiento Revolucionario "26 de Julio" siguientes: Miguel Merino Márquez, Raúl Coll Calaña, "Totico" Aragonés, y otros muchos.

En ese día murieron dentro del Cayo, los Tenientes de Navío Santos Navarro Ceballos, M.N., Capitán Ayudante de ese Distrito Naval y Carlos Cuadras Garrote M.N., Jefe de las Operaciones Navales de ese mando, al escapársele al Cartero de ese Distrito Naval el fusil Cal. 30 que colgaba de su hombro, al caerse, y la misma bala atravesó los cuerpos de esos oficiales cuando caminaban uno detrás del otro.

Una vez sofocado por el Gobierno el Movimiento Revolucionario del "5 de Septiembre de 1957", la mayor parte de los implicados fueron juzgados en Consejo de Guerra y condenados a prisión, pero el Teniente Dionisio San Román Toledo y el Capitán Alejandro González Brito fueron desaparecidos sin ser juzgados.

Sobre la Rebelión del 5 de Septiembre en Cienfuegos.
Por Orlando L. Alfonso
Espero enviar un relato a la sección de Historia Naval del circulonaval.com de los hechos del 5 de septiembre que abarcará la investigación que practicamos el difunto Teniente Taquígrafo Evaristo Montalvo y yo que ostentaba el grado de Sargento de Primera Taquígrafo, sobre esa página en la historia de nuestra Marina de Guerra.

 Montalvo y yo fuimos oficial investigador y secretario respectivamente de la causa # 33 de 1957 del EMG, radicada por un delito de Rebelión contra miembros del Distrito Naval del Sur y personal de la M. G. en situación de retiro. Fuimos designados por el Tribunal Superior de la Jurisdicción de Guerra...naturalmente, no dejaré de mencionar la suerte corrida por Tte. Dionisio San Román Toledo y el Capitán del Puerto de Cienfuegos González Brito...a propósito, traten de charlar con José A. Pérez Rivas, que fue Práctico del Puerto de Cienfuegos y que tomó participación en los hechos en cuestión...Pérez Rivas vive en Miami.

La versión oficial es bastante veraz, aunque nunca vi ningún daño ocasionado a los alrededores de la Jefatura del Distrito...la Aviación del Ejército  hizo varios pases sobre el Cayo y abrió fuego de cal. .50 ametrallando el Distrito, pero no bombardeó....trataré de ser conciso en mi relato pero no vacilaré en llamar cobardes a los que así se comportaron en esta odisea, aunque no estén presentes para defenderse.
Un abrazo
Orlando L. Alfonzo


Durante la instrucción de la Causa por los sucesos de Cienfuegos se me ordenó tomarle declaración a Juarrero y Driggs quienes serían juzgados por el TSJG debido al rango de oficiales superiores ...me llegué al cuarto piso donde estaban bajo arresto y les tomé declaración y cuando me retiraba Juarrero me llamó y me preguntó que si había estado en Cienfuegos el día 5 a lo que le contesté afirmativamente...me miró y preguntó: "¿sabes que suerte corrió San Román"? y le contesté negativamente por la sencilla razón que no sabia, en aquel momento, donde tenían a San Román...días después lo vi vivo en el Castillo de la Chorrera... posteriormente charlando con el TteCor Auditor Emilio Villageliú me dijo: "Alfonso, las ramificaciones de lo sucedido en Cienfuegos se extienden mas allá de lo que podemos imaginarnos"... no sabia Villageliú que de cierto había en su comentario..estando aun en el EMG terminando la causa fui llamado a la OSIN y me ordenaron que les entregara una copia de las declaraciones de Driggs y Juarrero...los mandé al mismísimo carajo...la rata de Laurent fue a ver a Calderón y a Calderón le dijo lo mismo: no hay forma humana que me haga violar el juramento que presté como Secretario Judicial en la Jurisdicción de Guerra...Calderón me miró y dijo: Sargento, nadie lo obligará a tal cosa, puede retirarse"...después se decidió el retiro de ambos..
Orlando


Asalto al distrito Naval y ciudad de Cienfuegos


 
"Asalto al Distrito Naval por Julio Hernandez Rojo" Tomado del libro “La Revolución en Cuba” por el Piloto de la Aviación Naval Julio Hernández Rojo y el Sub Oficial de Administración Manuel Medina.

ASALTO AL DISTRITO NAVAL Y LA CIUDAD DE CIENFUEGOS 5 DE SEPTIEMBRE DE 1957


En el asalto planeado y preparado por elementos comunistas del "26 de julio" en la Habana, utilizaron a un brillante y ambicioso Ex-Oficial de la Marina de Guerra oriundo de la ciudad de Bauta en la Provincia de La Habana, que por conspirar en el fallido Golpe de Estado del Ex-Coronel Barquín fue separado del servicio activo. Dionisio San Román fue el eje alrededor del cual se tramó todo el fallido Golpe de Cienfuegos para lo cual contaron también con una cédula del "M. 26 de Julio" que operaba en el Apostadero Naval a cargo del Cabo Ríos quién facilitó a los conspiradores al acceso a la Base.

Antecedentes.

 La admisión para participar como candidato a cualquier Escuela de Aspirantes a Oficial, supone un abrangente examen de ingreso para ser calificado. La Academia Naval del Mariel no es una excepción y tal vez los exámenes para ingresar de Guardiamarina eran los más exigentes. Esto no exime a que los aspirantes a ser futuros oficiales de la Fuerzas Armadas estuvieran exentos de ser recomendados bien por un alto Oficial del Cuerpo o un alto funcionario del Gobierno. Después de dos sucesivos gobiernos "auténticos" no hay dudas de que la promoción de guardiamarinas que debían de graduarse en la Academia Naval del Mariel, como Alféreces de Fragata en el año 1952 estaba fuertemente influenciada por la retórica de los gobiernos "auténticos".  Al deflagrarse el incruento golpe del 10 de marzo de 1952, esos guardiamarinas a punto de graduarse quedaron inconformes y revoltados. Sin embargo la situación política no impidió que fueran graduados, y como Oficiales Navales asumieron posiciones de mando en ese Instituto Armado.

Una gran parte de ellos conspiraron contra el Gobierno de la República, Manuel Castiñeiras, Dionisio San Román, Julio César Alonso, tan solo por mencionar algunos de ellos. El Alférez, Manuel Castiñeiras fue nombrado Jefe de la Marina al tomar el poder de la revolución, Julio César Alonso, Jefe de la Aviación Naval y Dionisio San Róman, Alférez de Fragata, fue la figura más visible del Golpe Armado en Cienfuegos el 5 de septiembre de 1957.

Dionisio San Román, era un joven cubano inteligente y ambicioso, hijo de una sencilla familia, residente en el poblado de Bauta (antiguo "Hoyo Colorado") en la Provincia de la Habana. Después de aprobar los exámenes, ingresó a la Academia Naval del Mariel como Guardiamarina, donde se distinguió como militar disciplinado y competente. Se manifestó contra el Golpe del 10 de marzo aunque de momento no tomó ninguna actitud hostil contra el nuevo Gobierno. Se graduó con su promoción como Alférez de Fragata de la Marina de Guerra y sentó plaza de Oficial en diversas unidades, entre ellas el Distrito Naval del Sur con sede en la base Naval del Cayo Loco en la Ciudad de Cienfuegos.

Llevado por sus convicciones San Román se involucra en la conspiración del Coronel Barquín que es descubierta y disuelta el 4 de abril de 1956, aunque nunca fue arrestado ni oficialmente acusado, fue dado de baja en la Marina como Oficial de ese Cuerpo. Dionisio no era comunista, pero ya como civil de alguna forma se vincula al movimiento 26 de Julio que lo utiliza en favor de sus propios intereses y en contra de la República.

El golpe deflagrado en Cienfuegos fué previa y cuidadosamente planeado en la Habana en reunión secreta a la que asistieron entre otros el fidelista Dr. Faustino Pérez, el Dr. Antonio de Varona (auténtico), el Cap. Corb.de la Marina Andrés González Lines (comunista), Julio Camacho Aguilera (comunista), y por increíble que parezca, Mr. William Williamson agente de la CIA de la Embajada Americana (sin informar al Embajador). Desde hacía algun tiempo se conocía de la interferencia a favor de los fidelistas de elementos izquierdistas del State Department como Roy Rubottom y William Willand, interferencia que se mantenía en secreto del Embajador americano en la Habana Mr. Earl T. Smith, de quien se sabía era fuertemente anticomunista.

A través del Cap. Corb. Andres González Lines, se trató de captar a altos oficiales Navales para unirse al movimiento ofreciendo mandos y prebendas en un futuro gobierno revolucionario que fueron rechazados, eso se debe al fracaso del movimiento en la Habana (el Cap. Nav. Mario Rubio Baró, informó de esto al autor ya en el exilio de Miami). No todos en la Marina de Guerra simpatizaban con el gobierno, ni tenían porque hacerlo, no obstante permanecían leales al mismo. Un pequeño grupo encabezado por el comandante González Lines conspiraban y tal vez ese pequeño grupo conspiraba desde el intento del Golpe de Estado del Ex-Coronel Ramón Barquín donde había quedado el germen de sedición en las Fuerzas Armadas en quienes por ambición o rencor abrigaban ideas golpistas similares a la de los civiles revolucionarios.

La Perla del Sur Cienfuegos era una ciudad moderna, alegre y elegante donde no existía la riqueza ostentosa ni la miseria hiriente, famosa por su industria azucarera, no quedaba detrás con su riqueza pesquera, principalmente camaronera en pleno desarrollo. Sus activo comercio repleto de restaurantes y tiendas por departamentos de múltiples artículos, eran fuentes de trabajo que contribuían al auge de la economía de la Ciudad que era bien conocida como La Perla del Sur. De calles rectas, amplias y bien trazadas, entre las que se destacaba el arborizado "Paseo del Prado", contrastaba con las calles estrechas y tortuosas de muchas de las antiguas urbes cubanas.

 Comunicada con el resto de República por excelentes carreteras, ferrocarriles, aeropuerto, y vías marítimas, Cienfuegos era una ciudad cosmopolita, alegre y feliz. La bien llamada Perla del Sur enmarcaba la bella y grande bahía, recortándose contra la Sierra del Escambray a sus espaldas. La bahía de boca estrecha defendida por el imponente Castillo de Jagua que recordaba épocas pasadas de la semi olvidada Colonia. Al frente y al otro lado del estrecho "Pasa Caballos", la playa de ondas limpias y azules de "Rancho Luna", y aún dentro de la bahía una serie de playas y clubes donde la muchachada reía, estudiaba, remaba, y disfrutaba de la paz y prosperidad de la vida ancha y el futuro cierto que le deparaban los tiempos prósperos y modernos de fines de la década del 1950. Las competencias de remo en la grande bahía eran un acontecimiento de resonancia Nacional que se repetía anualmente, tripulaciones de toda la República se daban cita en la Ciudad para participar de un evento que reunía en Cienfuegos centenas de miles de espectadores de toda la Isla dando auge al turismo pujante de la moderna Ciudad. Inmortalizada por el inolvidable cantante y compositor, "Beni" Moré, con "Luna Cienfuegera", "La Ciudad que me gusta más" y otras bellas canciones de la época, Cienfuegos (como los que la conocimos y amamos) era una ciudad entrando ya en la etapa de despegue hacia un futuro brillante y promisor.

Todo esto terminó abruptamente en la aciaga madrugada del 5 de septiembre del 1957, cuando una cédula secreta del Movimiento 26 de julio infiltrada en el Apostadero Naval de Cayo Loco, integrada por el Cabo Ríos y otros dos complotados arrestan a punta de ametralladora al Oficial de Guardia, Sub-Teniente José Caballero, y a las postas, los marineros Ramón Lapido y Luis Acea dando paso a los complotados, franqueándoles la entrada al recinto Naval al ex-Alférez de Fragata Dionisio San Román, al Práctico de Puerto José González Brito y a los dirigentes del Movimiento los conocidos comunistas Pedro Aragonés, Julio Camacho Olivera, Pedro Luis Olascoaga, Miguel Merino, Raúl Coll ( de la OA), y otros, conjuntamente con un grupo de milicianos fidelistas bien armados.

Aunque durante años se ha querido hacer ver a través de cuantos instrumentos de publicidad fue posible, que el golpe del 5 de septiembre fué un alzamiento de la guarnición de la Marina de Guerra en esta Ciudad, realmente y más tarde admitido por fuentes castristas, desde abril de 1957 ya se estaban infiltrando en Cienfuegos elementos fidelistas enviados desde Santiago de Cuba por Frank País y la dirección "M-7-26" para unirse eventualmente a los integrantes del Movimiento en esta ciudad. Julio Camacho Aguilera (a posteriori miembro del Comité Central del Partido Comunista) y Emilio Aragonez junto con algunos miembros de la Organización Auténtica eran los verdaderos dirigentes del golpe. Al ex-oficial San Román se le asignó la misión que de acuerdo con la cedula del Cabo Ríos (a quien la revolución premiaría más tarde su traición con el grado de Capitán) de entrar en el Apostadero Naval de Cayo Loco y conjuntamente con los milicianos del Movimiento 26 de Julio apoderarse de la Base, arrestar a la oficialidad e intentar sublevar a la marinería, así como entregar todo el armamento existente a los milicianos fidelistas para iniciar el ataque al Cuartel del Ejército y a la Estación de Policía de la ciudad.

Cayo Loco Cienfuegos Cuba

El Distrito Naval del Sur de la Marina de Guerra, se encuentra localizado en Cayo Loco, una pequeña isla dentro de la amplia Bahía de Jagua, conectada a tierra firme por una corta lengua de tierra por la que corre la continuación de la avenida Casales que atraviesa la ciudad de Cienfuegos hasta terminar su extremo opuesto en el área de los muelles de carga y descarga de la ciudad.


 En septiembre de 1957 la situación tanto en la ciudad como en la Base eran de absoluta normalidad, la Jefatura local de la Marina la ejercía el Cap. Nav. Roberto Comesañas, marino profesional querido y respetado por sus subordinados y conciudadanos, el médico de la Base lo era el CapCorb. Dr. Sopo Barreto quien moraba en la ciudad con su familia, donde era querido por los servicios profesionales que de desinteresadamente prestaba a sus moradores. No existía descontento ninguno entre los oficiales jóvenes destacados en la Base ni entre los marineros y clases que allí laboraban. Por eso es absurdo hablar de rebelión en la Base Naval de Cienfuegos. El mal venía de afuera. Los cuadros del 26 de julio, no descansaban en conspirar contra la normalidad y tranquilidad de la familia cubana. El Dr. Faustino Perez Coordinador Nacional de Movimiento, conjuntamente con los comunistas Camacho Aguilera y Manuel Merino sumaron a la conspiración a elementos priístas y a ex-oficiales Navales separados del Cuerpo para participar en la conspiración del Ex-Coronel Ramón Barquín, aprovechándose de una cédula comunista que "dormida" operaba dentro de la Base Naval dirigida por un Cabo de la Marina y dos complotados.

Los Complotados

En la noche del 4 de septiembre llegaron a la casa de Totico Aragónes en Cienfuegos los dirigentes del Movimiento 26 deJulio Miguel Merino y Julio Camacho Aguilera acompañados del Ex-AlFrag. Dionisio San Román, fijándose la hora para el ataque a las 6 de la mañana del dia 5 de septiembre. Se requiere de inmediato la presencia del Cabo Santiago Ríos a quien le dan instrucciones de cómo controlar la posta numero Uno y asegurar la entrada al comando armado. El Cabo Ríos se dirige a la Base donde ya lo esperan los marineros Laureano Carrillo y Raul Arquet, controlando ya desde esa hora la posta de entrada a la Base. El otro dirigente del movimiento Luis Olascoagas, conocido por "Puyín", jefe de acción de la Provincia, militante del Partido Comunista, ha acuartelado las milicias armadas en El Sindicato de Carretoneros y Camioneros en las calles de Arguelles y Casales. Aunque existen otros grupos armados en distintos puntos de la ciudad.

Según el plan, a las 06:00 hs se encuentran ante la Posta Uno los automóviles que conducen a los jefes de 26 de julio, San Román, Raul Coll, y un pelotón de milicianos armados. A su espera el Cabo Ríos armado de una sub-ametralladora es quien da la señal para que los carros avancen por la estrecha carretera que lleva a la Jefatura de la Base donde se encuentra el Oficial de Guardia Sub-Oficial José Caballero Casas, el Sargento Ramón Lapido, y el Cabo Luis Acea. Todos son encañonados, desarmados y presos, y varios milicianos ocupan el Cuerpo de Guardia en tanto que el resto sube a los dormitorios de los oficiales, los despiertan y los arrestan al igual que al Cap.Nav. Roberto Comesañas, y a los Tenientes de Navío Carlos Cuadras, Sergio Ceijas, y Santos Navarro, ninguno de ellos se suman al golpe y todos son encerrados en los calabozos al igual que el médico Dr. Sopo Barreto.

Una vez desarmado y preso el Coronel Comesañas es obligado a entregar su uniforme y grados que son vestidos por el Ex-Teniente San Roman, el Coronel expresa un comentario no excempto de ironia: "Dionisio, ese uniforme te queda grande".

Los dirigentes del Movimiento uniformados de verde olivo con el brazalete del 26 de julio y boinas negras toman posesión de la Base y ordenan a Dionisio San Román que proceda a reunir la marinería. El personal de la Base conocía al ex-teniente San Roman por haber formado éste parte del Cuadro de Oficiales subalternos y en numerosas oportunidades había asumido el mando como Oficial de Guardia. La mayor parte de los marineros y clases desconocían que San Roman no era más Oficial ni formaba parte del Cuerpo de la Marina. Cuando apareció frente a la dotación reunida, vistiendo la guerrera y los grados de Capitán de Navío (Coronel) la impresión causada en la marinería fué que el Oficial que les hablaba, había asumido oficialmente el mando de la Base. Su alocución fue muy parecida a la del dirigente de la FEU José Antonio Echevarría, cuando el fracasado asalto al Palacio Presidencial:
"Marinos, nos hemos sublevado contra el Gobierno para derrocar al Presidente, contamos con el apoyo de los regimientos de artillería de la Fortaleza de la Cabaña, Columbia, y Pinar del Río, la Aviación y todas la Unidades Navales en alta mar. En estos momentos el Presidente ha renunciado o está siendo bombardeado en Palacio". No había nada de cierto en esto. Existe una antigua tradición en la Marina que dice "un Oficial Naval no miente", por esto una parte de la marinería se unió a las milicias castristas. No hay duda de que este grupo de marinos fueron engañados para combatir contra sus propios hermanos de armas, donde muchos de ellos mataron o murieron, jóvenes cubanos inmolados a una causa equivocada.

Controlado el Distrito Naval, es abierto el portón de entrada y los civiles complotados provenientes de la Habana, Santa Clara, y del mismo Cienfuegos tanto el 26 de julio como de la Organización Auténtica en número superior a doscientos entraron en la Base donde sus dirigentes ya en posesion de las armerías procedieron a armarlos de fusiles, pistolas, granadas de mano, y algunas subametralladoras. Las ametralladoras pesadas tanto Cal. 30 como Cal. 50 fueron enviadas a los puntos claves de la ciudad. Dos cañones uno de 45 mm y otro de 30 mm quedaron en la Base para su defensa. Se formaron pelotones mixtos de marineros y civiles, siento utilizados los marineros como tropas de choque.

En una operación muy parecida a la ejecutada el 30 de noviembre de 1956 por Frank Páis y Armando Hart en Santiago de Cuba. Los amotinados se distribuyeron por la Ciudad haciéndose fuertes en colegios y edificios, en tanto otros grupos armados se dirigen a atacar objetivos pre-fijados. Uno de los primeros objetivos de los terroristas era evitar que el Jefe del destacamento militar de la ciudad que se encontraba en su casa en unión de su familia pudiera reintegrarse al Cuartel y organizar la resistencia contra los amotinados. Un grupo se dirige a la residencia del Comandante del Ejército Eugenio Fernández, Jefe del Escuadrón de la Guardia Rural con intenciones de arrestarlo o darle muerte pero son interceptados por el soldado Condestay chofer del jeep del Escuadrón quien enfrenta a los hombres armados de ametralladoras a quienes da el "alto". Por toda respuesta es ametrallado inmisericordemente siendo esta la primera víctima fatal del golpe. Gracias a su valiente gesto el Cdte. Fernández puede asumir el mando del Escuadrón y rechazar el ataque de Miguel Merino y su fuerza mixta. Al ruido de disparos un carro patrullero de la policía se aproxima a investigar, ajeno al estado de guerra no declarada que vivía la ciudad, los hombres que habían quedado dando protección a los que mataron al soldado abrieron de repente fuego de ametralladoras cal. 45 sobre el carro de la policía matando de inmediato a sus tres ocupantes. Esta fue la segunda sangre derramada ese día en "la Perla del Sur". Correrían ríos de sangre antes de terminar el día y huir derrotados todos los jefes revolucionarios.

La población se refugió en sus casas sin participar del movimiento, no hubo adhesión popular al mismo, no se irguieron barricadas en las calles, tan solo dos oficiales subalternos se unieron a los amotinados, los tenientes Dimas Martínez y José Quesada, Dimas Martínez muere combatiendo al Ejército en San Lorenzo, Quesada huye conjuntamente con toda la dirigencia del 26 de julio.

 El Tercio Táctico de Santa Clara

 Siguiendo sus planes una fuerza mixta al mando del ex-policía Julio Oburque se dirige a la estación de la Policía Nacional que estaba bajo el mando del Cdte. Ruiz Beltrán, los fidelistas fracasan ante la tenaz defensa de la policía, por lo que los amotinados solicitan el refuerzo del grupo de Miguel Merino, quien manda a buscar una ametralladora pesada cal. 50 y la emplaza en la glorieta del parque frente a la estación, el artillero de la misma un ex-policía marítimo de nombre "Lopito" abre fuego contra el edificio destrozando puertas y ventantas, ante este ataque el Cdte. Beltrán rinde la estación no sin antes comunicarse con el Regimiento Leoncio Vidal en Santa Clara, solicitando refuerzos. El pelotón mixto de Miguel Merino, fracasado en su intento de rendir el cuartel de la Guardia Rural, ha reforzado al grupo de Oburque y más tarde se dirige a atacar la estación de la Polícia Marítima, que con poco personal y débilmente armado cae rápidamente en manos de los atacantes.

Al no poder tomar el cuartel de la Guardia Rural y por tanto controlar la ciudad, los jefes del Movimiente deciden ocupar edificios claves donde hacerse fuertes. Al efecto, artillan La Escuela de Artes y Oficios de San Lorenzo, edificio sólido situado frente al parque José Martí donde toma posiciones una tropa de milicianos al mando de Puyín Olascoaga Jefe de acción del 26 de julio en Cienfuegos, en el parque y en las azoteas se sitúan docenas de franco tiradores para hostilizar a las fuerzas de gobierno, especialmente cubriendo las calles de San Carlos, San Fernando y Sta. Isabel por donde llegaría el refuerzo solicitado a Sta. Clara. A media mañana, por la Calle San Carlos bajando hacía al parque, comienza a avanzar el Tercio Táctico de Infantería del Batallón Número 3 Leoncio Vidal, aunque moto transportado los ocupantes de los dos primeros camiones avanzan a pié a ambos lados de la calle, fusiles a la defensiva, precedidos por su Jefe el Tte. Coronel Cándido Fernández que en un jeep conducido por su hijo Sargento del Ejército dirige la acción contra los amotinados.

La ametralladora cal. 50, es una pieza de artillería generalmente usada como arma anti-aérea y ocasionalmente abordo de unidades navales o blindados, no es un arma anti¬personal como la ametralladora cal. 30. Las dos ametralladoras cal. 50 emplazadas en la azotea del Distrito Naval eran precisamente para la defensa anti-aérea del Distrito. Al caer el Apostadero Naval en manos del M-7-26, los revolucionarios las desmontaron y colocaron a ambos lados y a la entrada de la Calle San Carlos en las azoteas de los edificios, pero apuntando hacia abajo. Cuando los soldados del Tercio Táctico de Santa Clara comenzaron a entrar en la ciudad en camiones o a pié por la Calle San Carlos, los rebeldes del 26 de julio, emboscados a ambos lados de la calle barrieron los soldados de infantería, los camiones y sus ocupantes, con ambas ametralladoras cal. 50 además de otras armas. El impacto de los gruesos proyectiles en los cuerpos de los soldados cubanos fue fue espantoso. Brazos, piernas, cabezas y pedazos de intestinos volaron por los aires en una terrible carnicería. Entre las bajas se encontraba el Jefe de la tropa, Coronel Cándido Hernández gravemente herido y muerto su hijo que lo acompañaba. Los rebeldes se quejaron después amargamente de represalias, pero la realidad és que todos los jefes del 26 de julio huyeron sanos y salvos.

Los soldados del Tercio Táctico repuestos de la sorpresa, emprendieron el contra-ataque, conjuntamente con la guarnición del cuartel de la Guardia Rural en un combate que solo terminó ese mismo día cuando la ciudad se vio libre de sus invasores. La aviación comenzó a sobrevolar la ciudad en apoyo a los soldados. Pero es absolutamente falso que bombardeó o ametralló la ciudad, ni tan siquiera fue bombardeado el ocupado Distrito Naval, los pilotos dejaron caer las bombas en el agua para amedrentar a los ocupantes del Distrito, cosa que lograron ya que en breve la Base fue evacuada y liberados los prisioneros.

San Román
tal vez espantado al ver desarrollarse ante sus ojos un verdadero baño de sangre, que nunca pensó que pudiera ocurrir, se hace a la mar en el Guardacostas No. 101, diciendo que iba a establecer contacto con una fragata para pedir a su Comandante que se uniera al golpe. Nunca más sería visto.

Epílogo

La Marina de Guerra, a más de los marineros muertos en combate lamenta la muerte de dos valiosos oficiales de la Base, los Tenientes de Navío Santos Serrano y Carlos Cuadras, ambos estaban prisioneros de los amotinados, fueron muertos al ser liberada la Base en circunstancias no completamente esclarecidas. El Capitán de la Policía Marítima Sergio Luis Ceijas, fué muerto en combate al ser recuperada la sede de la Policía Marítima. El Alf. Nav. Dimas Martínez murió combatiendo al Ejército en el Colegio San Lorenzo. El Tte. Gregorio Morga del Ejército, murió junto al Sargento Cándido Hernández, hijo de Coronel del mismo nombre gravemente herido en las Calles de la ciudad donde docenas de soldados fueron muertos por el fuego cruzado de dos ametralladoras cal. 50 a la entrada del Tercio Táctico en Cienfuegos.

Dionisio San Román y González Brito se entregaron al Comandante del Guardacostas 101, Tte. de Navío Saturnino Marrero, quien obedeciendo órdenes del Estado Mayor los remitió presos a la Habana en un avión PBY-Catalina, fueron conducidos al Servicio de Inteligencia Naval en el Castillo de La Chorrera, donde se supone fueron ejecutados y sepultados en el mar.

Más de doscientos cadáveres destrozados quedaron en calles y parques de la Ciudad. Marineros, civiles, policías, soldados, todos cubanos jóvenes muertos en la flor de sus vidas inducidos a pelear entre sí por conspiradores comunistas del maldito movimiento "26 de julio", quienes después de la masacre entre hermanos huyeron en seguridad. Todos los jefes civiles tanto del "26 de julio" como de la OA, Julio Camacho Aguilera, Emilio (Totico) Aragonés, Pedro Olascoaga, Miguel Merino, y Raúl Coll huyeron para más tarde apoderarse del Poder en Cuba como jerarcas de Partido Comunista y servirse de la República en provecho propio. Que Cienfuegos fué siempre una ciudad totalmente anti¬castrista lo demuestra el hecho de que nunca cayó en manos de los revolucionarios. Solamente después de la caída del Gobierno de la República el primero de enero de 1959, en que el nuevo Jefe de las Fuerzas Armadas el General Eulogio Cantillo Porras, dio órdenes a las tropas de confraternizar con el enemigo, pudieron los guerrilleros del Escambray entrar en la Ciudad y ocupar la Base Naval.

Después vino el caos.

Si desea enviar algún comentario:   info@circulonaval.com

¿Cómo el M-26-7 torpedeó la conspiración militar del 5 de Septiembre 1957?

 

Publicado en Cuba por Juventud Rebelde

Enviado por Rolando Figueroa
 
Nuevas revelaciones sobre el 5 de Septiembre

Se conocen detalles de cómo fue salvajemente torturado y asesinado el Jefe del Alzamiento de marineros y civiles del 5 de septiembre de 1957 en Cienfuegos.

 Las revelaciones, hasta hoy inéditas, las dio a JR Milagros Gálvez Olivera, vicepresidenta del Grupo de la Historia Marítimo Naval de la República de Cuba, a partir de documentos fidedignos como las actas de los juicios de enero de 1959 a sancionados por estos hechos. En la causa No. 1 del 59, contra los delitos continuados de asesinato, tortura, lesiones y vejaciones cometidos por agentes de la Marina de Guerra, fueron acusados y sancionados militares entre los cuales estuvieron los vinculados con el asesinato de San Román y Alejandro.

Fueron ellos el sargento de tercera y contramaestre Pablo Rodríguez Torres, hombre de confianza del Comandante Blanco; Bernardo Robaina, chofer de dicho alto oficial; el cabo de mar Alberto Rodríguez Hernández, alias el Rana, patrón de la embarcación 4 de Septiembre; el marinero de primera Servando Avelino Gómez Pérez, escolta y artillero del carro del teniente de navío Laurent, jefe del SIN.

El próximo 12 de septiembre se colocará una tarja donada al municipio de Plaza por la Delegación Municipal de Monumentos y el Museo Histórico de Playa, en el área por donde sacaron los cuerpos de los martirizados.

inicio de página