Bandera de Cuba
Circulo Logo spanish  

CARTA ABIERTA A FIDEL CASTRO RUZ.


Sr. Fidel Castro, hace mucho tiempo que estaba por contestar uno de sus tantos discursos y hoy aprovecho esa oportunidad. Usted tengo entendido fue miembro de los Expedicionarios de Cayo Confiti, donde se organizó una expedición para derrocar a un “Presidente Vitalicio” de apodo “Chapitas”, tal parece que usted lo ha imitado bastante bien, ya que usted tambien se ha promulgado como “Presidente Vitalicio de Cuba" y como Chapitas con poderes omnímodos.

No voy a atacarlo personalmente, para ello hay innumerable de Cubanos que se encargan de eso diariamente, pero usted el 3 de agosto de 1963, pronunció un discurso en la Base Naval de Cabañas y como me siento aludido en ese discurso, uso el Derecho de Réplica que existe en los países civilizados entre los cuales no se encuentra el país que usted hace mucho tiempo maneja a su antojo.

Usted en su discurso dijo “Que en la Marina de antes, solo tenían acceso a ella los que tenían influencia o tenían dinero”, se ve bien que usted no conoció la Marina de antes, entre los cuales me cuento entre ellos, ya que jamás conocí a ninguno de los que usted mencionó en su discurso, por lo tanto usted dijo una gran mentira.

Usted tambien acusó a los miembros de la Marina de antes, específicamente a los que entraban en la Academia Naval del Mariel, como unos privilegiados y para entrar había que buscar cédulas electorales” aparentemente usted es un gran mentiroso o lo asesoran mal, muchos de los que lo rodeaban en aquel discurso pertenecieron a esa Marina de la cual usted habla tan mal  si hubieran tenido algo de dignidad ese mismo día debían de haber renunciado al cargo y grado que ostentaban.

Mire para ser un Guardiamarina de “antes” es verdad, se era un “privilegiado” usted sabe porque, pues porque pertenecíamos a la más rígida Academia Militar no solo de Cuba, sino de toda la América Latina, y allí no se estaba mirando si usted era hijo de un rico (no conocí a ninguno” y compartí me estancia en la AN con las Promociones XI, XII, XIII, XIV, XV y XVI) y lo botaban de la Escuela en un abrir o cerrar de ojo como le sucedió al hijo del Coronel Driggs que siendo Director a su hijo le dieron de baja, usted sabe porque, pues si fallaba una sola asignatura lo ponía fuera más rápido lo que usted se pude imaginar.

Éramos “privilegiados” por el nivel de inteligencia que se requería para ingresar y para graduarse, estábamos  al nivel de la Universidad de La Habana, de la cual tambien fui estudiante y tambien fui estudiante de varias universidades en los EUA y en Escuelas Navales para oficiales de la Armada Norteamericana.  Aparte de la inteligencia y dedicación necesaria para graduarse, la disciplina era férrea y conocí muchos inteligentes que les sobraba inteligencia para ser oficiales navales pero no aguantaban la rígida disciplina a la que nos sometían especialmente al principio.

Se nos educaba como oficiales navales y además éramos diplomáticos porque cuando viajábamos al extranjero representábamos la Nación Cubana y éramos orgullo de nuestro Pueblo que pese a sus diatribas siempre tuvo un gran respeto y admiración por la Marina de Guerra de Cuba y lo demostramos durante la Segunad Guerra Mundial donde fuimos el único país de la America Latina que hundió un submarino del Third Reich.

Por lo tanto su discurso está lleno de mentiras y no le quiero hacer denuncias personales de cuando usted era estudiante en la Universidad de La Habana donde es notorio sus actividades gansteriles.

Esto lo publico porque muchos oficiales graduados de la AN después del 1962 tal vez creyeron en sus palabras pero quiero que ellos sepan que todo lo que usted dijo en ese discurso es una de las tantas mentiras que usted ha fabricado.

Andrés Vázquez
Capitán

inicio de página